La cara ‘buena’ de las ‘chuches’. El Mundo

La marca de gominolas Happy Pills se adentra en el segmento orgánico para consolidar su originalidad y complaceral consumidor.

  • Maria Teresa Coca

El equipo que hay detrás de Domingo Ojeda autodefine su marca de gominolas Happy Pills como el Louis Vuitton de las golosinas porque, desde que se inició el proyecto hace siete años, la presentación del producto dentro de unos frascos y cajas que se asemejan a envases de una botica lo han consolidado como un artículo para adultos, con imagen y marca. La esencia de la idea inicial se ha cumplido.

En su trayectoria desde el primer lanzamiento se encuentran siete tiendas propias en España (cinco en Barcelona, una en Zaragoza y otra en Bilbao) y la deseada aspiración de estar presente en Madrid. «Pero la ubicación ha de ser la adecuada, en la zona comercial premium», concreta Domingo Ojeda, fundador y propietario de la marca. Y eso, cuesta.

Más fácil ha sido conquistar el corazón de los coreanos. En la capital de Corea del Sur, Seúl, y en la ciudad costera de Busan, la compañía ha encontrado un socio local con el que está experimentando no sólo ajustar sus gominolas a unos requisitos alimenticios muy estrictos -colorantes, saborizantes, gelatina únicamente de cerdo…-, sino que además es su primer test para entrar de pleno en el mundo de las franquicias. «Queremos crecer y, aunque vamos a mantener la apuesta por las tiendas propias, desarrollaremos la fórmula de las franquicias», concreta Ojeda.

Para el mercado coreano existe un plan estratégico de aperturas que les debería permitir alcanzar una cifra de 30 establecimientos gestionados en régimen de multifranquiciado antes del año 2020. Pero hay que ser prudentes y, más importante, consolidar su relación con el socio local y disponer de recursos.

Ciertamente los socios, «si los sabes encontrar», pueden ser un gran complemento. El atrevimiento del partner coreano -«se saltó las normas»- ha servido, por ejemplo, para plantearse: ¿por qué no dar también respuesta a un público infantil? «En Corea ha instalado unas estanterías donde los niños tienen las gominolas a su alcance», y funciona.

Aunque a un precio elevado, las chuches de Happy Pills son atractivas para los más pequeños. «Intentamos seguir siendo distintos en este segmento de producto», explica Ojeda, y concreta que ahora ya están en el low cost de calidad: «Hemos incorporado unos conos que con un surtido de gominolas determinado se pueden adquirir por un euro la pieza». Ello supone una rebaja de ocho euros en el precio del kilo de producto.

La empresa también está concentrada en la incorporación de nuevas líneas de producto a su amplia gama de dulces de goma tradicionales. Ello con el objetivo de responder a un incremento de la demanda del mercado por un producto cada vez más orgánico, elaborado teniendo en cuenta restricciones dietéticas y dando la posibilidad a personas con alergia al gluten o la lactosa a disfrutar de todo el sabor de Happy Pills. Ahora rastrea en el mercado de proveedores la mejor calidad y garantía de autenticidad posibles: «Tenemos localizada una fábrica en Holanda y otra en Valencia. No es tan fácil».

Para llevar a cabo su proyecto de expansión, Happy Pills ha invertido cerca de 200.000 euros para acondicionar un nuevo local comercial y de almacenaje en Badalona, que se convertirá en su centro neurálgico de desarrollo y que aunará oficinas centrales, centro de manipulación y envasado, departamento logístico y de gestión. «Esta operativa facilitará que podamos aportar a nuestros compradores la trazabilidad del producto, algo que no es habitual en este sector pero que por razones sanitarias hay que tenerlo», expone Ojeda.

La marca está en avanzadas negociaciones para dar el salto como master franquicia a Canadá y/o Dinamarca. Sería una significativa fuente de ingresos que se sumaría a los casi dos millones de facturación prevista para este año y proporcionaría recursos suficientes para seguir creciendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *